Francisco Alberto
Durán
García

Francisco Durán
Foto
Juventud Rebelde

Director Nacional de epidemiología del Ministerio de Salud Pública de Cuba.

Durán creció en el centro de la ciudad caliente, en la calle Santa Rita, a una cuadra de la escalinata de Padre Pico, «un lugar muy conocido en Santiago de Cuba y con valor histórico porque los hechos del 30 de noviembre de 1956 tuvieron lugar por la zona», expresa.

Hijo de un médico siquiatra y de una estomatóloga y sobrino de Eduardo García Lavandero, quien fuera acribillado por los esbirros en la calle Vapor en La Habana. Estudió medicina en La Habana y se graduó en 1975, en la llamada graduación del Primer Congreso del Partido, después de cursar estudios en el Instituto de Ciencias Básicas y Preclínicas Victoria de Girón y en la Facultad de Ciencias Médicas del hospital Calixto García. Realizó el internado (último año) en la especialidad de Siquiatría, y en plena formación trabajó como tal en el Ejército.

Luego hizo el servicio social en Camagüey y de regreso a Santiago de Cuba, tomó el rumbo de la Epidemiología, una rama de la Medicina que permite ejecutar más acciones comunitarias, intervenciones en grandes poblaciones.

«Allí en Santiago, justo el día en el que me examinaba para recibir el título de la especialidad me entregaron la responsabilidad de la campaña de erradicación del Aedes aegypti, en plena efervescencia de la epidemia del dengue de 1981. Luego dirigí el departamento de Desinfección y Control de Vectores, y posteriormente, asumí la dirección del Programa de Prevención y Control del Sida», detalla.

Después asumió la dirección del sanatorio en Santiago de Cuba durante tres años. «La gente tenía mucho miedo de la enfermedad. No pocas veces tuve que explicarles a médicos y enfermeros de un policlínico o del cuerpo de guardia de un hospital porque temían atender a una persona confirmada con el VIH, y a la tripulación de un avión que no se alistaba a salir porque uno de sus pasajeros portaba el virus. Fue duro, pero con paciencia y dedicación se logran los mejores resultados».

Luego Durán fungió como rector de la Universidad de Ciencias Médicas de Santiago de Cuba y fue una etapa en la que la docencia se le presentó como una de las aristas más complejas de la profesión. Muchos aún evocan en su ciudad natal los años en los que se desempeñó como director provincial de Salud.

Como director de salud provincial «fueron años en los que yo respondía por mi territorio, y eso se dice fácil pero no lo es. Otra vez la epidemia del dengue, en 1997, fue una prueba de fuego, entre otras»

Al ser designado viceministro del área de Docencia e Investigaciones del Minsap (llamada luego Docencia Médica), se mudó a la capital en 2003. Luego vendría la estancia durante tres años en Angola lo que le permitió vivir la oportunidad inigualable de «tocar» aquello de lo que había leído o escuchado, pacientes con cólera, paludismo, entre otras enfermedades ajenas al contexto cubano. Fue jefe de la brigada médica y asesor del ministro de Salud de Angola.

Durán fue después, de vuelta a La Habana, vicedirector primero del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK), «una institución de referencia nacional, regional e internacional, y del que luego me fui a asumir la dirección del departamento de Enfermedades Transmisibles del Minsap».

Desde el 2014, hace seis años, es director de Epidemiología del Minsap. «Hoy es la que demanda de mí casi las 24 horas del día», dice sobre su responsabilidad que no solo es con la COVID-19, sino que implica el seguimiento y control de los programas para atender la tuberculosis, el VIH, las enfermedades zoonóticas, la lepra, y el asociado al Control Sanitario Internacional y el de inmunización.

«Para ello, hay que trabajar, que es lo que más he hecho en mi vida y es lo que hacen a diario los especialistas que me acompañan en cada una de las áreas de mi dependencia», afirma.

En 1976 comenzó su actividad laboral en el Hospital Militar EJT de Camagüey. En 1979 se incorporó al Hospital Provincial "Saturnino Lora", de Santiago de Cuba, hasta octubre de 1980, que comenzó a laborar en la Unidad Presupuestada Provincial de Higiene y Epidemiología.

En 1987 fue promovido a Vicedirector del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología de Santiago de Cuba.

En 1991 dirigió el Sanatorio del SIDA, en 1994 lo promovieron a Rector del Instituto Superior de Ciencias Médicas de Santiago de Cuba y en 1996 pasó a ocupar el cargo de Director Provincial de Salud hasta el año 2014.

El 27 de abril de 2018, en el marco de la actividad de clausura del VII Congreso de Higiene y Epidemiología y de la Convención Internacional de Salud Pública, Cuba Salud 2018, fue elegido Director Nacional de Epidemiología del MINSAP.

Ha participado en diferentes Eventos y Congresos Científicos. En el 2001 obtuvo el premio EXCELENCIA en el trabajo de salud.

Desde el mes de marzo de 2020, dirigió las conferencias de prensas televisivas con actualizaciones diarias sobre el avance de la COVID-19 en Cuba.