Ramiro
Guerra
Sánchez

Ramiro Guerra Sánchez
Nacimiento:  
31
/
1
/
1888
Fallecimiento:  
20
/
10
/
1970

Pedagogo, periodista e historiador cubano, considerado promotor de los estudios históricos en la Isla.

Ramiro Guerra nació el 31 de enero de 1880 en Batabanó (al sur de la provincia de La Habana), donde recibió la primera enseñanza. En 1897 abandonó sus estudios de bachillerato, debido a la circunstancias de la Guerra de Independencia, en la cual colaboró en tareas de apoyo. En 1900 se vinculó a la enseñanza pública —también en Batabanó—, y fue seleccionado para formar parte de un curso especial para maestros cubanos de la Universidad de Harvard. Tuvo responsabilidades en la preparación de maestros para la joven república. En 1911, fue nombrado presidente regional para Cuba del Bureau International de Documentation Educative, de Bélgica. Graduado en 1912 como doctor en Pedagogía en la Universidad de La Habana, dirigió su Escuela Práctica Anexa entre 1912 y 1913. Fue superintendente provincial de las Escuelas Normales para Maestros, y más adelante superintendente general de escuelas de Cuba. Reformó los planes de estudio para las escuelas primarias y superiores. Organizó, además, la primera Escuela de Comercio de La Habana. Fue presidente de la Sección de Educación en el V Congreso Panamericano del Niño, en 1927. Fundó y colaboró en las más importantes revistas de su especialidad de Cuba, como Cuba Pedagógica.

Por la influencia que tuvo la participación estudiantil, obrera e intelectual en la vida del país, y por las posiciones nacionalistas en avanzada, Ramiro Guerra orientó su reflexión hacia los problemas nacionales, comenzando su labor historiográfica con el estudio de los siglos coloniales y de las singularidades de la colonización española. Sus investigaciones se plasmaron en las obras Historia de Cuba (2 tomos, 1921-1925), Azúcar y población en las Antillas (1927) e Introducción al estudio de la historia de la colonización española en el Nuevo Mundo. En ellas, Guerra introdujo una visión crítica del pasado, que propiciaba una réplica nacionalista a la supervivencia colonial y a la penetración extranjera. En su exégesis crítica incorporó un estudio comparativo de la realidad cubana con la de las otras Antillas, a partir de su evaluación de los diferentes tipos de colonización y de los efectos del fenómeno del latifundio, hasta que estableció una diferenciación entre la clase terrateniente nativa, no asentista y con vocación de construir un país para sí, por una parte, y el latifundismo extranjero, por otra.

Tuvo que abandonar el país por haber ocupado el puesto de secretario de la presidencia durante la dictadura de Gerardo Machado. Marchó a Estados Unidos, donde se desempeñó, en 1935, como asesor de asuntos económicos y sociales de la Asociación Nacional de Hacendados de Cuba. A su retorno a la Isla publicó En el camino de la independencia, que finalizó con un apéndice titulado «De Monroe a Platt». Entre su producción más representativa de esa etapa, y hasta 1952, se hallan La expansión territorial de los Estados Unidos a expensas de España y de los países hispanoamericanos (1935), Manual de Historia de Cuba (1938) y Guerra de los Diez Años, 1868-1878 (1950-1952).

Ramiro Guerra, fue, junto con Emilio Roig de Leuchsenring y Fernando Ortiz, uno de los más importantes renovadores de los estudios históricos en Cuba, cuyas proyecciones en la investigación se relacionaron con las posiciones que asumieron ante las dificultades económicas y los cambios políticos que enfrentaba América Latina en la segunda década del siglo. Las ideas de su obra Azúcar y población en las Antillas (1927) fueron asumidas como propias por los jóvenes revolucionarios de la década de los años 30.

Fue un profundo conocedor de las tendencias de la historiografía mundial, en particular de la anglosajona, y reconoció la influencia que recibió de English Social History, de George Macaulay Trevelyan. También fue deudor de la historia económica, a partir de las concepciones de Henri Pirenne. Se interesó por una historia abarcadora, en la cual las tendencias mundiales se hicieran presentes en la realidad nacional. Por ello su quehacer historiográfico no fue ajeno -como tampoco lo fueron los de Leuchsenring y Ortiz- a la indagación del ser y la cultura nacionales.

Ramiro Guerra murió en La Habana el 20 de octubre de 1970.

Fuente: En Caribe.org


Noticias relacionadas

Homenaje virtual por el centenario de Ramiro Guerra

Un seminario homenaje al centenario del célebre maestro de la danza moderna cubana, Ramiro Guerra, cierra este 8 de octubre, tras sesionar vía online. La junta forma parte de la tercera edición del evento De la Memoria...