Jorge
Martínez
Castillo

Jorge Martínez
Foto
TV Cubana.icrt.cu
Yoyi, Jorgito Martínez
Nacimiento:  
1962

Jorge Martínez es sin dudas uno de los grandes de la escena cubana, ha incursionado en la radio, el cine y la televisión. Graduado de la Escuela Nacional de Arte. Ha intervenido en la animación de espectáculos y programas televisivos

Desde niño en la escuela interpretaba obras de teatro y le gustaba pero nunca pensó en tomarlo en serio. El padre de Jorgito Martínez nunca aprendió a tocar guitarra. Por eso le compró una a su hijo de 7 años y se lo llevó a rastras a la Casa de Cultura de Guanabacoa, para que aprendiera y se hiciera músico.

Pero él comenzó a estudiar música (violonchelo) por complacer a su padre en la escuela Guillermo Tomás de Guanabacoa y posteriormente en la Amadeo Roldán y desde esa época hacía pequeñas representaciones teatrales.

Al concluir sus estudios en la Amadeo Roldán el futuro le brindaba dos opciones: marinero mercante o actuación en la Escuela Nacional de Arte y entre el mar y el escenario se decidió por el último.

Tuvo el privilegio de recibir clases de actuación -en opinión de muchos- del mejor profesor que han tenido los actores en Cuba: Raúl Eguren Cuesta.

Hizo su primer trabajo para la televisión siendo estudiante de segundo año de la ENA la telenovela Pasos hacia la montaña, dirigida por Juan Vilar, donde interpretó el papel de un brigadista de la Campaña de Alfabetización.

Graduado de la Escuela Nacional de Arte (ENA), en 1982, en la especialidad de actuación. Realizó su servicio social en el grupo de teatro infantil El Galpón y posteriormente se incorporó al llamado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) a cumplir el Servicio Militar primeramente en Villa Clara y posteriormente en Pinar del Río como jefe de un tanque de guerra. Aquí obtuvo la Orden 18 para estudiar en la Universidad.

Mientras pasaba el año de preparación, en una escuela militar para entrar a dramaturgia en el Instituto Superior de Arte (ISA) fue llamado para participar en su primera aventura: Orden de ataque y fue con esta obra que el público cubano empezó a conocerlo.

Desde 1980 comenzó en la televisión formando parte del elenco de telenovelas y doblajes, así como en la radio. La televisión ha sido el medio donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera artística y que la ha permitido interpretar a lo largo de su carrera disímiles personajes.

Pasos hacia la montaña
Orden de ataque
La séptima familia
La hora de las brujas
Polvo en el viento
Salir de noche
Tras la huella
Vivir del cuento
Entrega
La otra guerra

Además de su trabajo como actor ha incursionado en la animación de espectáculos y programas televisivos.

Hizo la conducción de “A moverse” programa dirigido por Gloria Torres
El expreso
Sonando en Cuba
Dirigió, durante un año, un espectáculo de variedades en Islas Caimán.

En la radio
La radio ha sido una escuela para Jorge Martínez pues reconoce que es la voz, el sonido pero que sobre todas las cosas le permitió perfeccionar algunos defectos con los que llegó a su vida profesional no tanto en la parte actoral como en la dicción y que gracias a este medio pudo superar.

En el teatro
Al actor le ha sido difícil hacer teatro puesto que la televisión le ocupa mucho espacio, pero ha intervenido en obras importantes como:

Andoba con el grupo de teatro Plaza Vieja
El hombre más codiciado del mundo, de Nicolás Dorr
Santa Camila de La Habana Vieja.

En el cine
1989 La bella del Alhambra (LM Ficc. ). Dir. Enrique Pineda Barnet
1990 Mujer Transparente (Cuento Julia). Dir. Mayra Vilasís.
Alicia en el pueblo de Maravillas (LM Ficc.). Dir. Daniel Díaz Torres.
1996 Historias clandestinas en La Habana (LM Ficc.). Dir. Musiac (Argentina).
Bicicletas en el Trópico o Cuba Libre (LM Ficc.). Dir. David Riondino (Italia).
1999 Operación Fangio (LM Ficc.). Dir. Alberto Lecchi (Argentina).
2004 El loco soñador (LM Ficc.). Dir. Angelo Rizzo (Italia).
2008 El viajero inmóvil (LM Ficc.). Dir. Tomás Piard.
2016 "Últimos días en La Habana. Dir. Fernando Pérez Valdés

Disfruta de los momentos en que su persona y su arte han servido para hacer algún bien pero reconoce con satisfacción: el viaje a Angola; la batalla por el regreso de Elián, y su incorporación a la brigada artística Gertrudis Gómez de Avellaneda para trabajar en los lugares afectados por los ciclones Ike y Gustav.

Cuando no está actuando, es un lector empedernido de cualquier tipo de lectura, gusta de los documentales científicos, los temas históricos y se declara admirador de Eusebio Leal de quien dice le hubiera gustado ser ayudante si no fuera actor pues es un cazador de programas que tienen que ver con esos temas.

Otra de sus preferencias son los animales. Gran amante de la naturaleza, de la limpieza y belleza del campo.

Premios y reconocimientos
Mención especial en los Premios Caricatos de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), 1994.
Premio Caricato de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) a la mejor actuación masculina para dramatizados en televisión. La Habana, 2009 por Polvo en el viento.
Mejor actuación masculina junto a Patricio Wood, por sus desempeños en la película "Últimos días en La Habana". Premiados en la Clausura del Festival Internacional de Cine de Gibara.

Ahora se enfrenta a una importante parte de su vida: “Los neumólogos suelen decir que yo soy como el personaje aquel que hice en Día y Noche, el Gato, porque tengo siete vidas, no son tantas, pero por ahora me burlé de la guadaña”, comentó con su sonrisa de siempre el popular actor cubano Jorge Martínez en una ocasión en La Habana a periodistas locales.

El tipo duro de seriales cubanos como Tras la Huella, papeles en los que entre otros, de veras se disfruta verlo, reafirma en entrevista a la televisión cubana cómo fue la parte de su vida que lo condujo al Instituto de Oncología y Radiobiología de Cuba, a fin de lograr la actuación más veraz y valerosa de su joven existencia: vencer al cáncer de pulmón a pesar de haber sido desahuciado como él mismo sostuvo con la mayor naturalidad del mundo.

El actor de la polémica película Alicia en el pueblo de las maravillas o de La Bella del Alhambra recordó que previo a la enfermedad sus noches eran atípicas. Dormía un tramo y en la madrugada despertaba, tomaba entre sus dedos un cigarrillo y luego de absorberlo con avidez, lo tiraba y volvía a ese sueño que no podría decirse fuera tan profundo. Unas horas después repetía la acción y volvía a la cama. Así hasta finalmente llegar a su amanecer, que cualquiera podría imaginar que no era tan apacible.

El gran amigo y buen discípulo del conocido actor Julito Martínez de quien mucho le creían hijo y él no lo desmentía a pesar de los celos de su verdadero progenitor, supo un día que estaba enfermo y el anuncio fue una tos persistente y desagradable. Se llegó a pensar que era metástasis porque también apareció en las suprarrenales, explicó al cantante y conductor Amaury Pérez en su habitual programa televisivo “Con dos que se quieran”, y luego detalló su proceso de quimioterapia y la cirugía. “Me extrajeron un pulmón, vivo ahora así, me siento bien aunque siempre sometido a chequeos en el Oncológico y con numerosas inyecciones de la vacuna cubana en los brazos. De por vida”. A la dedicación de su esposa en atenderlo le debe mucho, dijo, y al equipo de especialistas que aún lo cuidan.