Heberto
Padilla

Heberto Padilla
Nacimiento:  
20
/
1
/
1932
Fallecimiento:  
24
/
9
/
2000

Poeta cubano nacido en Puerta del Golpe, Pinar del Río, Cuba. Es una de las figuras más relevantes de la poesía cubana contemporánea.

Terminó la primera y segunda enseñanza en la provincia de Pinar del Río, estudió periodismo en la Universidad de la Habana y humanidades y lenguas en el extranjero. Estudió Derecho y Filosofía en La Universidad de La Habana, brillando desde muy joven en el panoramaintelectual de su país. Sabía francés, inglés, alemán, ruso, italiano y griego.

Publicó su primer libro de poemas en 1948 bajo el título de "Las rasas audaces" y al triunfar.

Visitó a Estados Unidos entre 1949 y 1952 y entre 1956 y 1959. En Nueva York trabajó como profesor de español del Berlitz School of Languages, de 1957 a 1959.

Al triunfo de la Revolución Cubana fue nombrado corresponsal de Prensa Latina en Nueva York. Más tarde, de regreso a Cuba,dirigió el periódico Revolución, fundó la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y fue director del Consejo Nacional
de Cultura.

Obtuvo el premio Casa de las Américas por su libro "El justo tiempo humano" en 1961 y varios meses después viajó a Rusia como corresponsal de la prensa cubana y representante del Instituto Cultural. Fue director-gerente de CUBARTIMPEX (1964-1965) y representante en Europa del Ministerio de Comercio Exterior. Trabajó en el Centro de Investigaciones Literarias de la Casa de las Américas. Viajó además por México, Venezuela, los países centro-americanos, parte de África y de Asia.

Ese mismo año de su regreso se convirtió en centro de una polémica cultural en las páginas de Juventud Rebelde, a pesar de lo cual obtuvo el Premio Nacional de Poesía por Fuera del juego, lo que motivó las protestas de la Unión de Escritores ya que el libro era considerado "contrarrevolucionario". En 1967 comienza a trabajar en la Universidad de La Habana hasta que el 20 de marzo de 1971 es detenido a raíz del recital de poesía dado en la Unión de Escritores, donde leyó Provocaciones. Padilla fue arrestado junto con la poetisa Belkis Cuza Malé, su esposa desde 1967. Ambos fueron acusados por “actividades subversivas” contra el gobierno.

Su encarcelamiento provocó una reacción en todo el mundo, con las consiguientes protestas de conocidísimos intelectuales entre los que figuraban Julio Cortázar, Simone de Beauvoir, Marguerite Duras, Carlos Fuentes, Juan Goytisolo, Alberto Moravia, Octavio Paz, Juan Rulfo, Jean-Paul Sartre, Susan Sontag, Mario Vargas Llosa y muchos otros.

Después de 38 días de reclusión, Padilla leyó en la Unión de Escritores su famosa Autocrítica. En dicha autocrítica se arrepiente de su actitud crítica hacia el proceso revolucionario, argumentando que sus actos fueron motivados por vanidad y deseos de reconocimiento internacional. El propio Padilla califica su actitud de contrarrevolucionaria, expresando que se había dejado envenenar por su pesimismo innato, magnificando las fallas de la Revolución. En su declaración también señala a otros escritores de su generación como víctimas de sus propios egos situándose por encima de la Revolución.

Su esposa logró salir con su hijo pequeño hacia Estados Unidos en 1979, y al año siguiente, gracias a la presión internacional, Padilla viajó también a ese país. Llegó a Nueva York, vía Montreal, el 16 de marzo de 1980.

Como testimonian su esposa y el escritor Guillermo Cabrera Infante esta experiencia y el exilio cambiaron a Padilla, que enfermó espiritualmente y nunca pudo reponerse del todo. Murió de un ataque al corazón a los 68 años, recostado en un sofá en Alabama.

No obstante, en 1966, le había sido otorgado por
unanimidad el Premio Nacional de Poesía, y en 1968 el "Premio de Poesía Julián del Casal".

El resto de su obra está contenida en los volúmenes "El hombre junto al mar" 1981 y "Un puente, una casa de piedra"
en 1998.